Llámanos somos tu centro Quiropráctico!

Si no estamos acostumbrados a realizar actividades físicas intensas, una caminata rápida nos será mucho más sencillo que comenzar a correr. Son muchos los beneficios de caminar, además de ser una excelente manera de hacer ejercicio.

Caminar a buen ritmo nos ayuda a quemar el exceso de calorías, a la vez que  ejercitamos los músculos. El ritmo que alcancemos a la hora de caminar rápido varía en función de muchos aspectos, como pueden ser: la edad, la capacidad física, el género o el peso. 

Es normal que a mayor edad la velocidad al caminar sea menor, pero lo importante es conocer nuestras limitaciones e intentar caminar lo que nuestro cuerpo nos permita. Poco a poco notaremos como nuestra capacidad física va mejorando y podremos prolongar el tiempo para seguir disfrutando de los beneficios de caminar

Beneficios de caminar

  • Reduce el riesgo de enfermedades. Reduce el riesgo de diabetes tipo 2, el asma y algunos tipos de cáncer hasta en un 60%. 
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis y la artritis. Estimula y fortalece los huesos, aumenta la densidad ósea y libera la rigidez de las articulaciones.
  • Aumenta los niveles de vitamina D. Caminar a la luz del día incrementa los niveles de vitamina D del cuerpo, un nutriente difícil de obtener a partir de los alimentos pero muy sencillo de sintetizar a través de la luz del sol. 
  • Tonifica los músculos. Fortalece y da forma a piernas, glúteos y abdominales. Además, mover los brazos al caminar tonifica los brazos, los hombros y la espalda, aliviando la tensión muscular.
  • Ayuda a prevenir la demencia y mejora la capacidad de concentración. La actividad física moderada tiene un efecto protector sobre la función cerebral, reduciendo el riesgo de demencia en un 40%. 
  • Mantiene el peso bajo control. Como cualquier actividad física, caminar ayuda a quemar calorías, aumentando la masa y el tono muscular. 
  • Fortalece el corazón. Otro de los beneficios de caminar es que se reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares. 
  • Reduce el colesterol. Reduce el colesterol LDL (colesterol malo) y aumenta los niveles de HDL (colesterol bueno). Cualquier actividad que aumente el ritmo cardíaco y promueva el bombeo de sangre es un ejercicio para el corazón y el sistema circulatorio. 
  • Aumenta los niveles de energía y mejora el estado de ánimo. Aunque parezca contradictorio, uno de los beneficios de caminar es que aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a las células de nuestro cuerpo, ayudando a que se sienta más alerta y vivo. Además, numerosos estudios demuestran que el ejercicio regular es tan eficaz como los antidepresivos ya que libera endorfinas, reduciendo el estrés y la ansiedad.
  • Ayuda a dormir mejor. Hacer ejercicio moderado de manera regular produce un ligero cansancio en los músculos favoreciendo el descanso.