Tras el confinamiento

Los 50 días de distanciamiento social y estricto confinamiento en casa han hecho que nuestro nivel de estrés y preocupación aumenten, a la vez que muchos de nuestros hábitos se han visto interrumpidos. La prolongación de la cuarentena ha acarreado consecuencias negativas para nuestro cuerpo como estas:

  1. La calidad de nuestro sueño se ha visto afectada por el repentino cambio en nuestra rutina habitual, el aumento del estrés y el pavor por la situación, llevándonos al insomnio y las alteraciones del sueño.
  2. El nivel de ejercicio físico estando en casa ha disminuido y eso indudablemente va a afectar a nuestras articulaciones y sistema muscular. La falta de movimiento, el no caminar lo suficiente o no estirar los músculos de manera adecuada hace que acumulemos tensiones, riesgos y molestias sobretodo alrededor de nuestra columna vertebral.
  3. Posturas inadecuadas teletrabajando o en el sofá conlleva dolores de cuello, nuca, espalda y piernas entre otros. Suelen ser zonas que duelen normalmente cuando pasamos mucho tiempo trabajando, y ahora sumado al movimiento limitado pasando horas en la misma postura y sentados pueden llevarnos a dolencias y lesiones más graves. Esta disminución de la oportunidad de movimiento afecta notablemente a personas con dolores crónicos o fibromialgias.
  4. Alimentación y problemas intestinales. El cambio de estos días en nuestra vida diaria también provocan cambios en nuestra flora intestinal sumado a la complicada tarea de hacer elecciones saludables y rutinarias en nuestra alimentación llevan al aumento de peso y sus consecuencias en nuestro cuerpo.
  5. Ansiedad y estrés. Esta situación tiene una fuerte carga psicológica en nosotros, el aislamiento obligado,  la rotura de nuestra rutina, nuestro ocio, el distanciamiento con familia y amigos, la pérdida de libertad, la aparición del aburrimiento, la sobreinformación, etc. Nos toca adaptarnos a una nueva situación y esto nos genera estrés.

Todo esto contribuye a la no estimulación de nuestro sistema inmunológico y la disminución de nuestras defensas en un momento en el que ambos son muy relevantes. Con estas consecuencias nuestra columna vertebral y nuestro sistema nervioso se han visto especialmente afectados. El objetivo de la quiropráctica es devolver a tu cuerpo la capacidad de sanar por sí mismo, para recuperar el control sobre nuestra salud y mantenerla, y estimular nuestro sistema inmunológico para que funcione al cien por cien. Con los ajustes quiroprácticos se consigue la restauración de la movilidad de la columna vertebral para aliviar los dolores y darle un óptimo funcionamiento a nuestro sistema nervioso. ¡No dudes en revisar tu columna vertebral con nuestro reconocimiento quiropráctico ponte en contacto con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *