Tendinitis

¿Qué es?

Los tendones están compuestos de tejido fibroso que une los huesos con los músculos. La tendinitis se produce cuando un tendón se inflama. Esto puede suceder en las rodillas, hombros, muñecas y tobillos. 

Cuando un tendón se hincha o inflama se produce un agudo dolor y en ocasiones imposibilita el movimiento de la zona afectada. Este tipo de afección es muy común y en los casos en los que no se presta la debida atención médica se pueden generar graves complicaciones.

Causas

La principal causa de la tendinitis son las lesiones y la sobrecarga en los tendones que se genera cuando una persona realiza movimientos repetitivos y forzados.

Otro factor que influye considerablemente es la edad, porque cuando las personas empiezan a envejecer, los tendones y músculos se debilitan y pierden elasticidad lo que interfiere en la movilidad de los mismos. 

La práctica de deportes como el tenis y el golf, son otra causa común ya que quienes los practican son más propensos a lastimar sus tendones y músculos. Tal como ocurre en todas aquellas actividades, que sólo requieren el uso constante de una sola articulación.

Puede ser también, un pinzamiento del nervio que se dedica al músculo afectado y que no le permite hacer su trabajo correctamente. Por consecuencia, el tendón se inflama.

Síntomas

Como síntoma principal de la tendinitis se puede mencionar el dolor y molestia en los tendones afectados que puede hacer difícil la movilidad,  aunque esto dependerá de la gravedad de la inflamación.

Además, se experimenta rigidez en las articulaciones así como una intensificación del dolor cuando se realizan ciertos movimientos.

Prevención

Para prevenir una tendinitis es necesario evitar o limitar practicar aquellos deportes, actividades y trabajos que requieran el uso repetitivo de alguna articulación. En caso de practicarlos, es importante hacer un precalentamiento para así estirar debidamente los músculos y tendones.

También es recomendable tener una rutina de ejercicios, buenos hábitos alimenticios y una buena postura. Además de esto, es indispensable tomar en cuenta las recomendaciones de un especialista. 

Para evitar que una tendinitis se haga difícil de curar, es vital tratar la lesión por muy pequeña que esta sea, para esto se requieren terapias sobre el tendón afectado y las áreas alrededor de este. La atención quiropráctica juega un papel importante en la recuperación, por eso en Salud Quiropráctica nos especializamos en este tipo de inflamación y podemos ayudarte a sanar. 

Tipos

La tendinitis se clasifica de acuerdo a la zona que se ve afectada, siendo los tipos más comunes los siguientes:

  • Epicondilitis lateral: Se produce en el codo y genera una tensión continua en esa zona.
  • Tendinitis del manguito de los rotadores: En este caso se inflama los tendones de los músculos rotadores del hombro y los tendones que le estabiliza.
  • Epicondilitis medial: Se origina cuando se dobla forzosamente la muñeca, produciendo así un desgaste de los tendones. 
  • Tenosinovitis de DeQuervain: Este tipo de afección se genera cuando se inflama la vaina tendinosa de los tendones que posee el pulgar.
  • Tendinitis aquílea: Esta afección no es más que una inflamación del tendón de Aquiles, la causa principal es la pérdida de flexibilidad. 
  • Dedo en resorte o pulgar en resorte: Cuando la persona sufre este tipo de tendinitis, se hace difícil flexionar e incluso estirar el dedo que se ve afectado.

Diagnóstico

Para diagnosticar a un paciente con tendinitis, el médico deberá llevar a cabo un examen físico en el que mediante el tacto podrá descubrir cuál es la zona afectada para así determinar el tipo de tendinitis así como el grado de ella.

Debido a que cuando se padece de esta afección la zona afectada se enrojece e incluso se calienta, es más fácil llevar a cabo un descarte o diagnóstico acertado. En muy pocos casos será necesario una radiografía o resonancia magnética.

Tratamientos

Como tratamiento principal para la tendinitis se recomienda el reposo, esto con el objetivo de que la zona afectada se desinflame y recupere. En casos en los que esta medida no da resultados, el doctor podrá incluir algunos antiinflamatorios no esteroideos en el tratamiento para así calmar el dolor o desinflamar.

Además, cuando la lesión es leve se recomienda realizar ciertos ejercicios para así fortalecer los tendones y músculos. 

Es indispensable acudir a un médico para poder recibir el tratamiento adecuado y en Salud Quiropráctica somos especialistas en tendinitis. En cualquiera de nuestras tres sedes ubicadas en Valencia Torrent y Alzira recibirás una atención personalizada para desinflamar el área afectada y ayudarte a recuperar tu movilidad sin sentir dolor y sin la ayuda de fármacos ni terapias invasivas. 

Factores de riesgo

Como factores de riesgos se pueden mencionar los siguientes:

Los deportes: Quienes practican deportes violentos o que requieren el uso constante de alguna articulación están propensos a sufrir de tendinitis, es por eso que lo mejor es limitar en la medida de lo posible la práctica frecuente de ellos.

La edad: El desgaste de los nervios, tendones y músculos es uno de los principales síntomas de la vejez, por lo tanto las personas mayores corren el riesgo de sufrir alguna lesión en un tendón debido a la debilidad y fragilidad de ellos.

Mala alimentación: Para que los músculos y tendones puedan estar sanos y fuertes es imprescindible tener buenos hábitos alimenticios, es por eso que la comida chatarra en exceso no es provechosa ya que ésta no aporta al organismo los nutrientes que requiere.

Falta de hidratación: se recomienda beber mínimo 2 litros de líquido (agua) al día.

Complicaciones

Lo más común es que la tendinitis mejore rápidamente, sin embargo, cuando el paciente no busca la ayuda necesaria a tiempo corre el riesgo que el dolor sea constante y recurrente en especial cuando no se tiene el reposo necesario.

Si la inflamación es continua y no mejora con el tiempo, es probable que debido al uso constante de la articulación misma se produzca una ruptura.

Por eso, para prevenir complicaciones te recomendamos asistir  a Salud Quiropráctica donde podrás recibir un diagnóstico acertado y a su vez tratamiento personalizado.

Investigación y vanguardia

En la actualidad, existen pruebas y evidencias científicas sobre la eficacia y rentabilidad del tratamiento quiropráctico.

Experiencia contrastada

Contamos con una dilatada experiencia en el tratamiento de patologías quiroprácticas fruto del trabajo diario de nuestros profesionales.

Tratamientos con éxito

Nuestros tratamientos están enfocados hacia la mejora del paciente desde la primera sesión, consiguiendo así un alto grado de satisfacción.

Pide tu cita o consúltanos